fresh fresh fresh
8 junio 2018

¿Es estratégico el On Boarding y el Recruiting, procesos de RRHH, para Startups?

¡Firmemente creemos que sí! El proceso de recruiting suele ser el origen de muchos los problemas relacionados con el factor humano dentro de las organizaciones. Si hay un momento en el que las organizaciones pueden ser exigentes con el talento y habilidades de los miembros de los equipos no es precisamente cuando ya forman parte del equipo, sino antes. Sin embargo, muchas startups han dejado esto en un plano totalmente operativo a merced de las exigencias de otras áreas de la organización y sus managers. En casos más incipientes, muchos fundadores apuestan por candidatos fruto de que se encuentran a personas por el camino que les ofrecen soluciones a problemas en momentos muy concretos que les están haciendo un “roto” en el día a día. Y dado esto, acaban ofreciendo ofertas de trabajo, puestos, condiciones y roles directivos a personas sin haber realizado un proceso concienzudo de análisis de necesidades culturales, de contribución al proyecto y de la envergadura y lo transversal del reto a medio plazo. La experiencia nos demuestra que las primeras personas que forman parte de las empresas tendrán un impacto directo en la cultura de la organización y consecuentemente, en su capacidad organizativa de hacer frente a los nuevos retos. Por ello es realmente importante generar procesos que tengan muy en cuenta:

Aunado a esto, por supuesto: E igual de importante: Como veis, es un trabajo de reflexión que transversalmente se mueve adelante y atrás de la fase de headhunting y/o entrevistas. Además, en ese sentido, procesos de selección con una base sólida y estratégica nos permitirán identificar talento incipiente y no dejarnos solo “embelesar” por los cantos de sirena de grandes experiencias pasadas en empresas de reconocido nombre o prestigio que, desgraciadamente, no siempre salen tan bien como podríamos pensar. Además, está la importancia de generar una experiencia positiva en el candidato sea o no sea la persona seleccionada. Algo que habitualmente, por las prisas y necesidades de contratación, dejamos en jaque. Y esto no solo se resuelve con un software. Sin embargo, si acertar en la selección de la persona es clave, el proceso de On boarding no lo es menos. Generalmente se ve como una carga de trabajo en lugar de una oportunidad para vincular y enganchar a una persona al proyecto. Por eso se suele escatimar tiempo y pasión en estos procesos. Como resultado, el nuevo empleado se siente poco preparado para asumir responsabilidades o siente ambigüedades en su rol y lo que se espera de él, lo que habitualmente desencadena otra serie de problemas más adelante. Uno de los puntos de mayor frustración de muchos CEO´s -aunque no comparable con la búsqueda de inversión pero igual de persistente- es su desazón al ver que aquellas personas que han contratado por su actitud emprendedora y proactividad para aportar soluciones han pasado a ser en tan solo unos meses empleados grises que esperan a que les digan “lo que tienen que hacer”.Sin darse cuenta de que este punto es la consecuencia de que consciente o inconscientemente han secuestrado la parte estratégica del on boarding y ¡ojo! su seguimiento, con el pretexto de que contrataban talento autónomo. Lo que ocurre es que el on boarding no trata únicamente sobre la visión del CEO o la empresa. No si el proyecto es realmente retador y dinámico. Este proceso trata sobre el empleado: Aprovecho para recalcar la importancia de aflorar los componentes positivos de la cultura, así como aquellas áreas de mejora culturales o hábitos poco positivos que se pueden haber instalado por diversas causas en la organización y de los que tenemos que tratar que no se contagie. Y uno de mis puntos favoritos, el proceso de On Boarding, se gesta durante el diseño del proceso de selección y se inicia desde el primer contacto con el candidato, todo lo demás, son "apaños". Si tenemos claro lo que necesitamos, y esto tiene propósito y sentido, comuniquémoslo desde el principio. En conclusión, cuanta más estrategia metas en el diseño y más agilidad en la ejecución de estos procesos más salud y sostenibilidad estás dándole a tu startup. Si es estratégico para empresas con inercia, imagina para aquellas que han de traccionar esta inercia constantemente.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Puedes consultar la información sobre el uso de cookies en nuestra Política de cookies . Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso.

ACEPTAR
Aviso de cookies